Galletas

Galletas de crema de cacahuete

Hoy te traigo unas deliciosas galletas de crema de cacahuete. Es un sabor que ahora está bastante de moda y se utiliza para acompañar muchos platos dulces.

A mí siempre me recuerda a cuando éramos pequeños y mi tía nos traía botes y botes de EEUU que mi hermano devoraba.

La receta es muy rápida y sencilla de hacer y el resultado es fantástico.

Yo no compro la mantequilla de cacahuete que venden preparada, soy más de pelar medio kilo de cacahuetes tostados y hacer mi propia crema. Es tan sencillo como pelarlos y triturarlos, puedes dejarlos muy pasados para que la crema sea suave o un poco menos para tener algún tropezón. ¡Casero y al gusto, una maravilla!

INGREDIENTES:

  • 260 g de harina
  • 170 g de mantequilla punto pomada
  • 185 g de crema de cacahuete
  • 100 g de azúcar moreno
  • 50 g de azúcar blanco
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 pizca de sal
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla
  • 1/2 cucharadita de canela (opcional)

PREPARACIÓN:

Para lograr un acabado más fino, tritura el azúcar blanco y moreno en la Thermomix, aunque este paso no es obligatorio.

Tamiza la harina, bicarbonato, canela y sal.

Bate la mantequilla a velocidad media-alta hasta que blanquee.

Añade la crema de cacahuete y sigue batiendo a la misma velocidad hasta que tengas una mezcla cremosa.

Añade los azúcares y bate un par de minutos más.

Reduce un poco la velocidad y agrega el huevo y la vainilla.

Con el amasador a la mínima potencia o incluso a mano, con ayuda de una espátula, integra la harina en tres tandas.

La masa queda muy suave y manejable.

Déjala reposar una hora en la nevera. Pasado ese tiempo precalienta el horno a 180ºC y mientas va cogiendo temperatura, forma pequeñas bolas con la masa, más o menos del tamaño de una cucharita.

Repártelas en una bandeja de horno bien separadas entre ellas y con ayuda de un tenedor chafalas dos veces, en vertical y horizontal para lograr esa característica forma enrejada en su superficie.

Si el tenedor se pega en las galletas, pásalo por un poco de harina.

Por último hornea 12-15 min o hasta que veas que se doran los bordes.

Las galletas salen del horno tremendamente blandas, es mejor dejarlas reposar cinco minutos en la misma bandeja antes de pasarlas con cuidado a una rejilla para que se enfríenlos completamente.

Las galletas quedan con una textura perfecta, gruesas, tiernas y nada empalagosas. Son perfectas para acompañar el café de la merienda o desayunas mojadas en leche.

En casa siempre triunfan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s